gallery/Capa 0 copia
gallery/letras
«Después de caer, solo nos queda renacer, renovarnos y volvernos mucho más fuertes»

Utilizamos cookies (y recopilamos cierta información personal) para brindarle una mejor experiencia en línea. Al visitar nuestro sitio usted acepta nuestros términos.

Lo tengo

sistema a.i.d.d.a

Uno de los sistemas más clásicos de venta que tuvo gran éxito, e incluso hoy en día se sigue utilizando, es la venta por fórmula AIDDA que, en el año 1947, Percy H. Whaiting presentó en su libro Las cinco grandes reglas de la venta, cuya importancia ha sido trascendental en la historia de las técnicas de venta.

En ellas se seguía, por primera vez, una sistematización de todas las técnicas elaboradas con anterioridad desde las importantes teorías de Elmer Wheeler y de Dale Carnegie.

El método AIDDA sigue teniendo vigor hoy día, puesto que es compatible con otros sistemas y técnicas que se han puesto de moda con posterioridad.

AIDDA es la palabra nemotécnica de:

A: Atención.
I: Interés. 
D: Demostración.
D: Deseo.
A: Acción.

Indicando con ello que el Vendedor al comienzo de la conversación de venta debe captar la atención del cliente o posible cliente para en el segundo paso despertar su interés. En la siguiente etapa, el consultor demostrará al cliente cómo su producto o servicio satisfará las necesidades de éste, incluso utilizará pruebas, si fuera necesario. De esa manera va a hacer crecer su deseo de compra y le llevará en la última etapa, denominada acción, cierre o remate de la venta.

gallery/SISTEMA AIDA esquema

"Algo" que a Vd. no le llama la ATENCIÓN, ¿Le interesa?

"Algo" que no le llama la ATENCIÓN ni le INTERESA, ¿lo desea?

"Algo" que ni le llama la ATENCIÓN ni le INTERESA ni lo DESEA, ¿lo compraría?

Por lo tanto, lo que un consultor tiene que aprender es que:

Primero hay que crear la ATENCIÓN, después el INTERÉS luego el DESEO para más tarde pasar a la ACCIÓN.

formaciones

gallery/pic02

Sistema A.I.D.D.A

gallery/pic03

La Venta: Un estado de ánimo.

gallery/pic04

Credo del Vendedor